10 de febrero de 2011

ANÁLISIS DE CATEGORÍAS: MEJOR DISEÑO DE VESTUARIO

MEJOR DISEÑO DE VESTUARIO
Colleen Atwood "Alice in Wonderland"
Jenny Beavan "The King's Speech"
Antonella Cannarozzi "I Am Love"
Sandy Powell "The Tempest"
Mary Zophres "True Grit"

PRESENTACIÓN
Este año Mejor Diseño de Vestuario está formado por grandes figuras y nuevos nombres. Echamos de menos entre el quinteto nominado (del que curiosamente todas son mujeres) a Amy Westcott (“Black Swan”) o Michael Kaplan (“Burlesque”) que se quedaron finalmente fuera. De este modo, de las cinco películas aquí presentes sólo dos también lo están en la categoría de Mejor Película (“The King’s Speech” y “True Grit”) y también son sólo dos los films que tienen aquí su única nominación en los Oscar (“I Am Love” y “The Tempest”). Como dato curioso, recordemos que las últimas cinco ganadoras de este Oscar no estaban nominadas en Mejor Película. Por su parte, “Alice in Wonderland” es el cuarto largometraje dirigido por Tim Burton nominado a Mejor Diseño de Vestuario (tras “Sleepy Hollow”, “Charlie and the Chocolate Factory” y “Sweeney Todd”).
Uno de los atractivos radica en asistir a un nuevo duelo entre Atwood y Powell: ambas se enfrentan por sexta vez en unas nominaciones a los Oscar: (1999, 2005 y 2010 con victoria para Powell; 2003 y 2006, para Atwood). Pero el enfrentamiento parece centrarse principalmente entre Atwood y Beavan. La primera ha triunfado en los premios previos (Satellite, Critics’ Choice) y la segunda ofrece el vestuario más “clásico” amén de ser nominada por “The King’s Speech”, la favorita para triunfar el 27 de febrero. Mejor Vestuario es pues un Oscar decisivo para averiguar si los académicos ensalzarán la película de Tom Hooper o, por el contrario, no renegarán de premiar merecidamente a Atwood una vez más.

BIOGRAFÍA
Colleen Atwood: Una vieja conocida en estos premios, gracias a sus dos Oscar y sus seis nominaciones frustradas (la última fue el año pasado por "Nine"). Colaboradora habitual de cineastas como Tim Burton o Rob Marshall (sus dos estatuillas corresponden, precisamente, a “Chicago” y “Memoirs of a Geisha”) es, sin duda, la gran favorita a abatir gracias a “Alice in Wonderland”, donde ha demostrado su gran talento a la hora de diseñar el vestuario victoriano del mundo real y el barroco y efectista de El País de las Maravillas.


Jenny Beavan: A sus 61 años, la británica vuelve al Kodak Theatre por novena vez (recordemos que su última nominación fue en 2002 por “Gosford Park” aunque el año pasado ya se quedó a un paso por “Sherlock Holmes”). De todas ellas, sólo ganó en una ocasión por su impecable trabajo en “A Room with a View” (compartido con John Bright) en 1987, es decir, hace más de dos décadas. Su trabajo es el más “histórico”, punto a tener en cuenta, y si los votantes quieren que “The King’s Speech” triunfe con holgura, este Oscar debe ser suyo.


Antonella Cannarozzi: Ser una desconocida y estar nominada al Oscar sin haber trabajado nunca fuera de su país, es digno de admiración. “I Am Love” supera con esta mención el error que Italia cometió al no preseleccionarla para la estatuilla. La Academia, a su vez, hace un guiño a la (apreciada) moda milanesa a través de esta historia contemporánea de una familia de la alta sociedad local. Pero seamos honestos, su nominación fue inesperada y sus rivales cuentan con mejores opciones.


Sandy Powell: Sus ocho nominaciones de las cuales tres se convirtieron en Oscar (“Shakespeare in Love”; “The Aviador” y “The Young Victoria”) la convierten, junto a Atwood, en la gran diseñadora de Hollywood del momento. Tras ganar el año pasado, vuelve con “The Tempest” un alarde donde deja volar su imaginación bajo la inspiración shakesperiana. Un detalle: las cuatro películas dirigidas hasta la fecha por Julie Taymor han sido nominadas en esta categoría (las anteriores fueron “Titus”, “Frida” y “Across the Universe” pero ninguna se llevo el gato al agua) ¿Un cuarto Oscar? Este año, improbable.


Mary Zophres: Colaboradora desde “Fargo” en todas las películas de los Coen, también lo es ocasionalmente de Spielberg (con el que trabajó en “Catch Me if you Can” por el que ya fue nominada al Bafta; “The Terminal o “Indiana Jones and the Kingdom of the Crystall Skull”). A pesar de su amplia trayectoria, esta es su primera nominación al Oscar gracias a “True Grit”, un western donde el vestuario sobrio y austero se adapta perfectamente a la historia. Zophres ante tanta competencia, sin duda, tendrá en el futuro mejores opciones.


RESOLUCIÓN
Atwood no debería dejar escapar el Oscar. Pero si los votantes se han enamorado de “The King’s Speech” por inercia elegirán a Beavan. Powell arañará algunas papeletas pero creemos que insuficientes. Cannarozzi y Zophres deben disfrutar de su primera nominación y ver desde un lugar privilegiado cómo las grandes luchan por la estatuilla.

PRIMERA APUESTA: Colleen Atwood "Alice in Wonderland"

12 comentarios:

Dexter dijo...

El más imaginativo y creativo es el de The tempest, pero sería el 4º de Powell y ya ganó el año pasado. Premiaría el tb maravilloso (y doble) de Alicia.

Espero q no gane aqueí injustamnte TKS sólo por hincharla, q esos Oscars cabrean y mucho! Es la 3ª en méritos aquí, ni siquiera la segunda!.

Anónimo dijo...

Pues yo creo que ganará Jenny Beaven con The King's Speech. El vestuario está estupendamente bien hecho, muy real (no cayó en las exageraciones de una cinta de época), y de verdad lucen bellos y reales para la ocasión y no como los otros vestidos que la BBC tiene en su bodega.
De hecho creo que la diseñadora de True Grit tiene más opciones que Colleen Atwood.

Manolito Chen dijo...

Me encanta ver que una película de ambientación contemporánea haya logrado la nominación. Y eso que este año había dos apuestas fuertes al respecto (vamos, burlesque y cisne negro). pero que haya sido una película cuyo vestuario no se vasa en el lucimiento del mundo del espectáculo es algo que celebro.

Juan Fornaris dijo...

El vestuario en una película es tan importante como lo es el reparto, el director, un guión y lo es por la sencilla razón de ser uno de los elementos claves de la narración. Con el vestuario nos podemos trasladar a una época o lugar de nuestra historia, nos podemos sumergir en una vida futura, le damos vida a mundos imaginarios, recreamos una situación contemporánea, en fin.
Las películas nominadas este año a mejor diseño de vestuario dan fe de las inmensas posibilidades que se pueden lograr con una tijera, un lápiz y varios metros de tela.
“Alice in Wonderland”, nos traslada a dos mundos que trascurren paralelo: el real -el que vive su protagonista- situado en la Inglaterra victoriana y el mundo de sus sueños que es atemporal. Colleen Atwood, realiza un trabajo magistral en la superposición de dichos mundos.
Para la vida palaciega de la Inglaterra del siglo XVIII, Atwood optó por los colores pasteles en tonalidades de beis, rosa, azul, en el caso de las prendas femeninas y para los hombres los tonos grisáceos oscuros, el turquí y las telas satinadas siempre respetando los cánones de la época pero imprimiéndole un sello muy original.
El mundo de los sueños de la protagonista –infratierra- se caracteriza por diseños variopintos, predominando los tonos rojos, vino tinto y marrón, los estampados y accesorios metalizados (Reina Roja) y por vestidos en tonos claros –casi siempre blancos- muchos encajes, faldas de corte imperio (Reina Blanca).
Colleen Atwood, es una de las diseñadoras más prolíficas en el universo Hollywood, teniendo en su haber dos estatuillas doradas, en ambos casos ganadas por producciones de Rob Marshall (Memoirs of a Geisha y Chicago) y ha sido la creadora de notables vestuarios como los de “Sleepy Hollow”, “Sweeney Todd”, “Lemony Snicket’s a Series of Unfortunate Events”, “Big Fish” y “Little Women” entre otros.
“I Am Love” del director Luca Guadagnino, supuso un riguroso trabajo para la diseñadora italiana Antonella Cannarozzi. Por un lado estuvieron los patrones de moda de la riquísima alta costura italiana y por el otro aquellos pequeños detalles que como se le quiera, gozaba su protagonista por el hecho de ser una inmigrante rusa.
La familia Recchi era considerada una de las más aristocráticas de la provincia de Lombardía, que por conductas y tradiciones de la sociedad sus nobles miembros debían estar impecablemente vestidos, no importando si fuese en el campo, una sala de enormes cuadros, en una cena ínfima hasta en el más mínimo detalle, la cocina, una angosta calle… etc.
Con una pátina de colores que van desde el escarlata, violáceos, anaranjado, pasando por los tonos rosas, Cannarozzi diseño sutiles prendas para Emma, la protagonista de la cinta, teniendo especial cuidado con los esquemas de la rica cultura milanesa. Los vestidos largos, faldas, drapeados, el uso del pantalón y la camisa (muy variopintos). Como complemento a las exquisitas sedas, Antonella utilizó collares y pendientes de perlas.
Cada elemento fue cuidadosamente seleccionado, desde las gafas para el sol, los bolsos, cinturones y zapatillas. El guardarropa masculino siguió la tendencia antiquísima de vestidos enteros en colores lóbregos y sombríos.
Este trabajo representa para la diseñadora italiana su primera postulación al premio Oscar.

Juan Fornaris dijo...

“The King’s Speech” se centra en la vida de uno de los personajes más emblemáticos de la monarquía británica, el rey Jorge VI. Para diseñar el vestuario, Jenny Beavan tuvo que hacer un completo estudio de patrones de moda y accesorios de la época, concretamente de finales de años 30, periodo de tiempo en el que trascurre la historia.
Tras visionar y plasmar lo que quería en sus figurines, Beavan le dio vida a sutiles y elegantes prendas que recogen estilos muy europeos de inicios de siglo XX. Para la reina Isabel, por ejemplo se decantó por tonos oscuros como el marrón, el gris de varias capas y principalmente el uso de pieles. Como complemento de los atuendos, guantes, collares, aretes, prendedores color perla y sombreros chambergos. El ajuar del rey Jorge VI se definió con vestidos enteros netamente oscuros, salvo algunas escenas donde el protagonista porta chalecos de tonalidades claras. Como complemento corbatas con estampados, guantes según la ocasión y sombreros de copa.
Jenny Beavan ganó el Oscar en 1987 por el vestuario de “A Room with a View”. Algunos de sus trabajos más elogiados incluyen “Sense and Sensibility”, “Maurice”, “Gosford Park”, “Howards End”, “Anna and the King” entre otros.
“The Tempest”, basada en la tragicomedia romántica de William Shakespeare del mismo nombre, supuso todo un reto creativo para la diseñadora Sandy Powell; por un lado la directora del filme Julie Taymor hizo cambios muy considerables en la configuración de los personajes de la obra shakesperiana al derogar el papel principal del mago Próspero sobre una mujer y el otro factor en importancia tuvo que ver con la escenografía descrita en el libro y visualmente desarrollada en el filme ya que no guarda relación con los clásicos palacios ingleses o las villas italianas.
Entre las piezas diseñadas por Powell para el guardarropa de “Próspera” destaca la capa de plumas tornasoladas y prendas diseñadas sobre la base de pieles previamente degastadas para dar la impresión de antigüedad o de inmortalidad del personaje. Con los vestidos de la hija de la protagonista (Miranda), Sandy quiso reflejar frescura e inocencia por ellos sus atuendos son livianos, cortos y en tonos muy claros. El resto de personajes son una mezcla de vestuarios muy variopintos tanto en textura, brillo, rango y por supuesto color. Destaca las fornituras medievales de los caballeros y las excéntricas indumentarias de los borrachos.
Sandy Powell es una de las más experimentadas diseñadoras de la actualidad, teniendo en su haber tres premios Oscar: “The Young Victoria” (2010), “The Aviator” (2005) y “Shakespeare in Love” (1999).

Juan Fornaris dijo...

“True Grit” el western de los hermanos Cohen, es una radiografía, una vuelta de página a los clásicos de los años 30 o 40. Ambientada en una de las épocas más turbulentas de la historia del gigante americano, “True Grit” supone un gran trabajo para su equipo técnico, en especial su vestuario.
Diseñar el ropero para uno de los géneros más famosos del cine no supuso un arduo trabajo para Mary Zophres, precisamente por la abultada cantidad de filmes ambientados en ésta época, pero lo que estaba en juego más que confeccionar decenas de trajes era la originalidad de la propuesta y la presunción que querían hacer de esta cinta sus directores.
Zophres diseño el vestuario de “True Grit” a partir de una paleta de colores tierra, (y todos sus derivados) para ir en plena comunión con la dirección fotográfica de la cinta desarrollada en colores muy tenues y ocres.
El guardarropa del sheriff Rooster Cogburn, se caracterizó por sus vestiduras holgadas y ásperas de paño burdo y sayal, sombreros de copa, en general diseños de corte recto. La niña Mattie Ross fue vestida con prendas labriegas pero también con indumentarias masculinas dada la cercanía de su papel con los hombres de la película. Tratamientos como el lavado y pinturas en seco fueron empleados para darle ese acabado mojoso y degastado según se requiriera.
Mary Zophres consigue con este trabajo su primera nominación al Oscar.

Va a ganar: “Alice in Wonderland”
Debería ganar: “Alice in Wonderland”

Anónimo dijo...

Va a ganar: The King's Speech y se lo merece.

aikugur dijo...

Dentro de que tiene 0 posibilidades me encantaría que ganase "Io sono l'amore". Creo que tiene un grandísimo trabajo en la categoría. Casi nunca se premian trabajos contemporáneos porque pasan "desapercibidos", pero en este caso el trabajo es interesante, original y estimulante. Y sí, sigue pasando bastante "desapercibido" porque debe ser así, porque el vestuario debe ayudar a construir los personajes y la trama, pero no a hacerles sombra.
Otro trabajo muy interesante (y que desgraciadamente tampoco tiene opciones, aunque alguna más) parece ser el de The tempest (no la he visto... sólo hablo por las diversas fotos que se han publicado) pero la peli no ha tenido suficiente repercusión...
De las otras casi me da igual la que gane. Posiblemente me quedase con True Grit, pero ninguna de ellas me parece una vencedora digna. Debería haber estado nominada (y haber ganado) Black Swan.

Chauncey dijo...

Pasa por www.chaunceycine.blogspot.com y sumate para elegir LA MEJOR PELICULA DE LA HISTORIA.

O podes enviar un mail a uli_masche@hotmail.com diciendo que queres participar y ya estas jugando.

Saludos!

Anónimo dijo...

Para mi gusto muy personal me encantarian que premiaran el excelente trabajo de I am Love -Nuevamente la Academia italiana manipulada por Berlusconi-, no solo porque es un trabajo contemporaneo; sino porque resalta las personalidades y las tonalidades que tiene el filme. El mismo vestuario en la pelicula transmite una idea.

Siendo objetivos, creo que Beavan se lo llevara...

Anónimo dijo...

Deberia Alice llevarselo pero creo que TKS se lo llevara..

Echizen Rikkai dijo...

Esto es de Alicia, punto :)

Publicar un comentario